961192690 | info@cddya.com

Renacer

29, diciembre | Sin comentarios
renacer cddya

Este es el deseo de nuestra felicitación navideña de este 2013 y nuestro propósito para 2014.

En un año que para nosotros ha sido muy duro y difícil, como lo es para nuestro sector en el ámbito en que trabajamos, hemos querido con una palabra Renacer y un color el verde trasmitir la relevancia de no rendirse y cultivar la esperanza.

Dicen que en este nuevo milenio la esperanza es base de la estrategia y yo soy una convencida de ello. Esperanza en que no debemos rendirnos nunca. No rendirnos en la lucha por conquistar nuestros sueños, en colaborar en trasformar nuestro entorno en más justo, en actuar conforme a valores y principios, en no bajar la bandera del esfuerzo, el trabajo y el buen rollo aunque nos cueste.

Soy una convencida que todo lo bueno cuesta. Cuesta cosas materiales y otras no materiales. Pero con los años me voy dando cuenta que lo material es lo menos costoso siempre. Lo que más suele costarnos a los humanos es lo emocional. Y es que, no solemos estar preparados para entender porque sentimos lo que sentimos. Ese es el principal problema con que solemos encontrarnos los humanos. Saber leer bien lo que nos pasa, entender que todo es para aprender algo que nos permita crecer como personas.

Y es tan importante esta reflexión porque sin hacernos conscientes de que sin mejorar como personas es imposible la mejora de las organizaciones de las que formamos parte.

Necesitamos hacernos conscientes de que esta crisis que nos afecta a todos de forma cada vez más extensa exige de nosotros un cambio profundo en la forma de relacionarnos primero con nosotros mismos y luego con los demás. Pues sin  ese cambio estamos condenados a desaparecer como sociedad, como comunidad humana.

Es ese el renacimiento al que me refiero, ese que comienza en uno y acaba contagiándose como la gripe.

Me parecía que la Navidad rememora un nacimiento, y al repetir la celebración podría interpretarse como renacimiento. Coincide además con el fin de un año y inicio de otro.

En general, empezar algo parece que debería significar limpiar lo malo y sentirnos como recién nacidos que carecen de paradigmas limitantes y sentimientos alienantes.

Renacer, así es un propósito que permite comenzar un nuevo ciclo vital. En muchos casos personal, en otros profesional o organizacional.

Renacer es renovar, reinventar, restructurar, revisar, … todo al servicio de construir un futuro mejor.

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha