961192690 | info@cddya.com

Más PY que ME

12, junio | Sin comentarios

Esta frase la oí en una charla sobre redes sociales y me  pareció genial.  Fue utilizada a hablar del perfil de las empresas de nuestro país y de su relación con la gestión de la comunicación.

Venía a explicar que la nueva comunicación que ha hecho posible el fenómeno de internet pone en manos de muchos la posibilidad de acceder a cosas que antes eran privilegio de unos pocos. Aquellos que tenían el acceso a el capital necesario para invertir en publicidad en grandes medios.

Internet dicen que democratiza el acceso al mundo y eso para las empresas es muy importante. Ahora  una PYME puede llegar a mercados antes impensables, ahora puedes llegar a consumidores y clientes de forma eficaz por poco dinero, ahora gracias a Internet se abren infinitas posibilidades.

Pero todo no podía ser tan perfecto y emerge ahí la necesidad de darse cuenta que ante este mundo de oportunidades es necesario una nueva forma de enfrentar los retos. Parece que en este momento de cambio, que ya parece haberse instalado en nuestras vidas, es necesario proceder a un cambio de forma de hacer y sobre todo a un cambio en la forma de pensar.  

 Siempre he pensado que son importantes los medios pero sólo son eficaces cuando están puestos al servicio de algo, un fin. Un fin objetivo y alcanzable, un fin establecido en base a tus ventajas competitivas y un fin relevante y con sentido.

Ahora bien, si importante es conocer  tus capacidades, y definir cuál es el objetivo a conseguir, aún lo es más el diseño de una estrategia para alcanzarlo. Y es en ese punto, donde hacen su entrada los medios para lograrlo.

Hoy lo que nos pasa es que ponemos el carro delante de los bueyes y por tanto a dar un peso o importancia excesiva a los medios. La tecnología, las innovaciones, etc. Lo realmente importante no es eso. Eso solo nos permite realizar las cosas pero no hacerlo de forma más eficaz o efectiva. Los grandes hitos de la historia, los grandes avances siempre se han debido a mentes poderosas que con esfuerzo y persistencia han sido capaces de ver más allá y por ello han puesto todos sus medios a conseguir su desafío.

Olvidamos demasiado pronto lo importante, la inteligencia humana, como base y a su servicio el resto. Hoy, no sé si por soberbia, estulticia, o desgana pensamos que la tecnología hará por nosotros lo que solo es propio de la persona. Y en concreto a la persona capaz y eso hoy, yo lo llamo profesionales. No debemos, porque poder si podemos, confundirnos y confundir a otros.

No debemos creer que democratización de la comunicación es poner en manos de amateurs algo tan peligroso y poderoso. Hoy con esa democratización se quiere decir que las PY y las MES tienen a su alcance los medios para poder competir con las BIG. Pero que nadie se equivoque para sacarles provecho más que nunca será necesario contar con eso que hace relevantes las cosas la inteligencia y el oficio de profesionales.

En ese sentido, hare referencia a dos fenómenos que han sido capaces de llevar a la portada de periódicos de todo el mundo a nuestro país.

Uno expresa el poder de la comunicación 2.0. El 15M que a 7 días de unas elecciones  se convirtió en el tema de portada de muchos medios de todo el mundo. Un movimiento que nunca  nadie pensó en que conseguiría lo que consiguió, en ese corto espacio temporal. Y lo hicieron  miles de personas anónimas. Pero todo ese potencial y ruido se ve que está empezando a desvanecerse y a quedar en algo sin fruto real.  Todo ese impacto ¿quedara en nada? Y es que  ilustra muy bien que ha faltado una estrategia que sacase partido a esa campaña. Probablemente por ese éxito no previsto que corre el riesgo de quedar en nada. Es para reflexionar.

Otro el daño que hace una comunicación mal gestionada y sus efectos devastadores. Hablo del pepino español. Terrible el desconcierto y falta de profesionalidad en la gestión de este problema que ha significado un daño terrible en nuestra economía ya muy maltrecha.

Ambas cosas ilustran los dos ejes a los que me gustaría dedicásemos unos minutos de reflexión. La gran oportunidad que se abre para muchas PYMES con Internet y la gran responsabilidad de dejar en manos inexpertas o inadecuadas,  algo tan poderoso como la gestión de la comunicación.

Por ello, como PY que soy,  me doy cuenta de la necesidad imperiosa de contar con servicios profesionales externos para poder abordar los retos que el futuro nos trae. Y entre ellos los de profesionales multidisciplinares donde la comunicación, el marketing, la innovación de conceptos, la gestión del talento de las personas y su bienestar, emergen como estratégicos en un primer mundo que si aspira a no dejar de serlo debe de forma urgente empezar a cambiar de mentalidad.

 Y nunca olvidemos que ser un buen profesional no es cuestión de tamaño. Esa es la esperanza de muchas PY más que MES en las que descansa la posible salida de la crisis. Aunque de ellas, nunca se acuerden.

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha