961192690 | info@cddya.com

Valores en Alza

05, junio | Sin comentarios
Valores en Alza

He elegido este título en una coyuntura muy especial. Especial en lo macro y en lo micro. Y lo he elegido por que los valores a los que me referiré tienen mucho de solución para los tiempos que vivimos, y porque su ausencia ha sido la causa de los males que sufre nuestra sociedad actual.

 

Estos tiempos, que a nadie escapan, son difíciles para organizaciones y personas, son oportunidades de elegir en base a esos valores aunque nos cueste y tengamos dudas.

 

En lo profesional siempre es difícil saber si haces o no lo correcto y con los años sigues haciéndote esas mismas preguntas. Para mí en eso que llamamos trabajo es muy importante la confianza, confianza en la gente para la que trabajas y con la que trabajas.

 

Sin confianza nada vale, ni contratos, ni pagares, ni nada de nada. Pero para que exista confianza debes creer en las personas, debes sentir que te respetan y valoran, como trabajador, como proveedor, como jefe, como lo que quiera que seas.

 

Por eso la credibilidad es uno de los más importantes valores y sin ella es imposible construir confianza. Pero la credibilidad cuesta mucho de conseguir y muy poco de perder, ya que la credibilidad muchas veces es una cuestión de percepción, de tripas.

 

Cuando se lesiona la credibilidad, resulta muy difícil recuperarla. Es imprescindible contar con cosas diversas. Necesitas humildad unida a rigor, para poder obtener un diagnostico correcto. Necesitas madurez emocional y objetividad con los hechos. Necesitas respeto por ti y por ende a los demás. Necesitas todo eso y necesitas una comunicación correcta y trasparente. Una comunicación que solo es posible desde unos sólidos principios que han de estar claros desde el principio. Unos principios que han de ser verdad, no meras declaraciones en un papel.

 

Mucho de lo que nos ha pasado tiene que ver con lo fácil que hablamos y lo poco que cumplimos lo que decimos. Pensamos que por decirlo y decirlo bonito ya hemos cumplido.

 

No vale, es más puede ser muy peligroso y dañino. Y serlo para la colectividad. No puedo olvidar que la tan cacareada Responsabilidad Social, de determinadas entidades financieras, las CAJAS, nos ha puesto al descubierto la verdad que acabo de expresar. Los agujeros negros de quienes cacareaban su COMPROMISO SOCIAL. Y que de forma directa perjudican a otros, que sí hicieron y hacen sus deberes.

 

Pero a eso hemos contribuido todos, los que lo hacían y los que lo contábamos desde la ausencia de comprobación. Y hablo en primera persona, porque yo misma he sido víctima de esa euforia que determinadas personas pueden trasmitirte al hablar de sus proyectos. Euforia e ilusión que por otro lado hace posible que puedas hacer un buen trabajo en este sector en que me muevo desde hace más de 25 años.

 

Pero también, es cierto que en determinado momento te das cuenta de que eso que te cuentan para que cuentes,  no es verdad. Y que posiblemente ni ellos sean conscientes de su mentira. Todos nos engañamos y elegimos aquello que menos nos cuesta o con lo que creemos perder menos, unas veces es dinero y otras autoestima.

 

En estos casos, mi consejo siempre será el mismo: Intenta objetivar con hechos. Escucha a tu yo interior con auto exigencia y autocrítica. Pero sobre todo NUNCA sigas unido, en lo personal o en lo profesional, a gente con la que no compartes valores y principios.  Y esto que esto es válido para cualquier actividad, lo es más si cabe en este sector que es la Consultoría de intangibles.

 

Existen cosas más importantes que el dinero, mucho más y son valores que no tienen precio. Y porque no lo tienen no lo pagan, y no figura en los balances y un sin fin de cosas a las que me he referido en otros escritos. Pero sin esos valores nada bueno es posible a medio y largo plazo.

 

Es por ello que en mi empresa he decidido hace tiempo no trabajar con nadie con quien no comparta valores. No pretendo juzgar a nadie. Pero sin ese territorio común no es posible hacer un buen trabajo.

 

Entrar a venderse y hacerlo barato es un malísimo negocio. Pronto los valores de los que hablo, la credibilidad, el rigor, la autocrítica, la humildad, el respeto, serán los valores que compraran la salida de la crisis.

 

Es difícil de ser coherentes con ello, se te plantean muchas dudas y en muchos casos se te tacha de radical y soberbio. Es difícil tomar según qué tipo de decisiones, pero es imprescindible tomarlas.

 

Desconozco si esta reflexión le servirá a alguien de algo, a mi me ha servido como antesala a una decisión que tomaré desde mi libertad y responsabilidad de elección. Sabiendo que puede que no sea comprendida y si criticada. Yo no responderé a esa crítica. Respetare y eso sí,  no permitiré que se infrinja, nada que sea ilícito o malvado.

 

Sin dignidad, sin respeto, sin humildad, asesinaremos lo mejor de cada uno de nosotros, y castraremos el talento.

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha