961192690 | info@cddya.com

Clientes y Pacientes

29, enero | Sin comentarios

Ayer comencé un postgrado en Medicina Naturista o Integrativa y me siento satisfecha de la decisión que tomé de hacerlo.

 

Tras las primeras sesiones presenciales, he de decir que es la Medicina que me hubiese gustado estudiar y practicar en su día. Aunque me gustó la que estudié, y me enseñó una forma de pensar y de abordar la vida que me ha resultado muy estimulante y útil dedicándome a otras disciplinas.

 

En estos días de máster, he reafirmado el valor de lo aprendido y descubierto cómo seguir haciéndolo útil en este tiempo de crisis e incertidumbre. Como dijo Rosa Fuster, la Presidenta del Colegio, "los médicos tienen inquietud por mejorar"y "la medicina es un arte que requiere una mente muy abierta".

 

Me ha resultado especialmente curioso, que esta rama de la Medicina nos obligue a pasar  de un paradigma cartesiano a un paradigma cuántico. Pues en general, es ese paradigma el que en mi opinión, va a trasformar la sociedad actual y todo lo relacionado con ella, incluido su modelo económico.

 

Un nuevo modelo sistémico y holístico, un modelo donde se huye de lo segmentado y parcelado y se prima lo integral e integrativo. Donde la base, es entender el organismo u organización como un conjunto único, indivisible e interactivo. Un todo relacionado e inseparable. Y donde el enfoque global, prima sobre el enfoque parcial, ya que  la parcialización evita o dificulta la integración.

 

En este nuevo modelo, se desarrollará una ciencia abierta y transdisciplinaria que fomente la capacidad, de la mente humana y de las organizaciones, para hacer frente a la incertidumbre que es el signo de nuestros tiempos. Siempre buscando los criterios ante la inexistencia de protocolos standarizados utiles tanto a la hora de diagnosticar como de tratar. Ya que cada persona como cada organización, es diferente. Personalización  y jerarquización de lo sencillo frente a lo complejo, son las guías que marcarán un nuevo modelo. Cuántico, sistémico u holístico según se prefiera.

 

Me sorprendió descubrir que una Medicina, la China de más de 2.500 años, estuviese plenamente de actualidad tanto en sus métodos diagnósticos como terapéuticos.  Y que además coincidiese con los planteamientos de gurús empresariales internacionales como, SENGE. Este autor, entiende que nunca existe una única causa, pero sí una fundamental. Y que actuando sobre ella, todo mejora y  que tapando sus manifestaciones, solemos empeorarla.

 

Cuando llegó la explicación del Yin y Yang, no pude evitar pensar en el Tangible y el Intangible. Pues el Yin representa los órganos y el Yang sus funciones. Ambas cosas son inseparables ya que la muerte del individuo se produce cuando el Yin y el Yang se separan. Y la vida es una continua intertransformación del Yin y Yang. Siempre en el uno encontramos la semilla del otro y solo existe el buen estado de salud en el equilibrio de ambos.

 

Pensé que mucha de la patología que nos invade en las organizaciones y negocios ha sido ese primar el Yin frente al Yang. Ese olvidar el intangible que hace que nos hayamos quedado sin la fuerza del Yang.

 

Y pensé, que esta crisis y la enfermedad que sufren muchas organizaciones, es la oportunidad para sanarse. Pues los clientes de intangibles como los pacientes de esta medicina, tienen una oportunidad que nunca contemplarían en otras circunstancias: Acudir a buen profesional, que sin duda lo primero que debería hacer es un diagnóstico certero.

 

Voy a terminar con una frase que me llevó a pensar la relación entre cliente y paciente. La expreso el Doctor Ballester, un homeópata reconocido: “Los mejores pacientes de homeopatía son los que no creen en esto y vienen desesperados.” Y vi inmediatamente la analogía con los clientes de Consultoría de intangible, que los mejores son aquellos que no creen en ella.

 

 

 

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha