961192690 | info@cddya.com

Tu Diferencia es la clave

05, abril | Sin comentarios

La era industrial extermino la diferencia que fue estratégica en la era artesanal.

Hoy en el declive de la producción de masas, la comunicacion de masas y la indiferenciación que le es propia al modelo industrial en nuestra sociedad occidental, emerge la necesidad de definir un nuevo modelo.

 

Un modelo basado en la persona/individuo, en la diferenciación que le es propia. Un modelo que retoma conceptos de conversación, cooperación, colaboración y compromiso.

 

Así emerge la necesidad de capacitar a personas y organizaciones para afrontar el nuevo reto que hoy tenemos, de cambiar la forma de hacer las cosas.

 

La nueva apertura de la comunicacion gracias a Internet y la globalización subsiguiente, consecuencia del avance tecnológico, son una realidad que hemos de aprovechar para propulsar mejoras.

 

Sorprende la paradoja que supone que ese avance vinculado a la tecnología nos devuelva con fuerza a la esencia humana por excelencia: la unicidad, la capacidad social de los humanos, la comunicacion interpersonal y la calidez del contacto entre personas.

 

 Todo ello propio de los encuentros en las plazas de los pueblos los días de mercado. Allí se daban cita muchas personas para compartir experiencias, intereses y sobre todo, como punto de encuentro para establecer relaciones y alimentarlas. Relaciones que pronto o tarde se convertían en productos o servicios que permitían a las personas ganarse la vida.

 

Hoy es imprescindible hacernos conscientes de la necesidad de que identifiquemos esa unicidad como el primer paso de un largo camino. El paso que nos permita poder junto a otros, cooperar en la consecución de los retos o metas que hoy tenemos tanto en nuestras comunidades, como en las organizaciones.

 

Hoy más que nunca el futuro radica en la combinación de esas diferencias que nos permitan configurar una nueva realidad más holística y más humana. Una realidad, donde el respeto nace del propio respeto y la seguridad la logras de ser conocedor consciente de tu valor, ese valor que se sustenta en nuestra diferencia y sobre el cual se erige la grandeza del ser humano.

 

Necesitamos cambiar la forma de ver la realidad para construir personas capaces y responsables de sus propias vidas. Son esas, las personas que trascienden y respetan.

 

Son esas, que por lo dicho se muestran porque son, optimistas realistas; que en base al aprendizaje de sus propios errores, son capaces de abordar el futuro desde la seguridad ante lo incierto que solo proporciona la autoconfianza en la propia capacidad. Capacidad que comienza con la capacidad para reconocer el fallo, pedir perdón y aprender, caer y levantarse una y mil veces.

 

Hoy tenemos una clave prioritaria y esa radica sin duda en nuestra propia diferencia. La que, como lo que soy: Ser Único, es difícilmente copiable. Y cuando eres consciente de ello, ya no tienes miedo. Y no lo tienes porque te haces consciente del valor de esa diferencia.

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha