961192690 | info@cddya.com

Circulo del Cambio

29, abril | Sin comentarios
Circulo del Cambio

Cambio es una palabra manida y muy usada en multitud de contextos. Pero lo cierto es que CAMBIO es lo que exige la situación actual en demasiados ámbitos.

Quizá esa sea la diferencia.La necesidad de un cambio global y multiáreas que por ahora parecemos incapaces de realizar.

En ese cambio parece claro que debenexistir unas claves. Y hay algunos autores que son referente,Kotter ya hace unos años nos referíalos 8 pasos en la gestión del cambio en las organizaciones.

Posteriormente junto con Cohen escribieron un libro “las claves del cambio” donde la clave para cambiarno es pensar diferente sino sentir diferente.

Parece claro quesentir es previo a pensar, y sentir es un poderoso dinamizador. Ellos hablan de una triada “ver- sentir- cambiar”.

Yo desde mi humilde opinión considero que a esa triada le faltan 2 elementos que resultan imprescindibles y quizás en estos tiempos mucho más que en otros.

Esos dos elementos son para míCREER y PENSAR.

Y tanto es así, que en una ponencia que realice hace unas semanas me atreví a incorporar mi círculo del cambio, incluyendo las 3 claves de KOTTER/COHEN.

Y además, lo hice incluyéndolas en un sistema. Porque si algo creo que determinara ese cambio es el concepto Sistémico u holístico que Senge consagró en su Quinta Disciplina, y que a mí me ha impregnado hasta tal punto que la ponencia de la que hablo, refiere a un modelo basado en este número.

 La esencia de un sistema es la dinámica e interactuación que convierte todo en mutable casi de forma permanente. Ya que sólo con que se modifique uno de los elementos todo cambia.

Vivimos en un mundo incierto, y esa parece será la norma. Pero no menos cierto es que estamos educados en un sistema que consagra la previsión, la segmentación y la estandarización como formas de gestionarlo todo.

 Estamos educados en un mundo de preponderancia material y de organización frente a individuo.  Y lo que ya sabemos es que eso no funciona.

Mucho se ha escrito sobre la inadecuación de un modelo, el occidental, en el aspecto social, económico, educativo o financiero.

La última crisis económica mundial ha destapado injusticias, corrupciones, violaciones de derechos humanos, ineficiencia de las organizaciones y una clara falta de humanización del sistema.

Esto nos obliga a reflexionar y actuar con otras claves que sin duda nadie sabe pero que no deben ser tan difíciles de iniciar, igual un niño es capaz de iniciarlo, solo porque algo le inspiro.

Dichas claves están en el CREER, y en el PENSAR. Dos conceptos que de siempre parece que han estado alejados o que de alguna manera se excluían.  Ambos conceptos son HUMANOS, muy humanos y quizá supongan la gran diferencia entre la inteligencia artificial y la humana.

Creer es el principio de todo y creer además es lo que determina el VER que condiciona el SENTIR. Pero solo sentir alejaría al hombre de algo fundamental, la responsabilidad y la libertad de decidir, de comprometerse con un bien superior sin el cual nada es posible.

Creer trasciende y permanece, creer es el máximo poder movilizador de personas y organizaciones. Creer condiciona el Ver y el sentir. Por eso es tan importante incluir la razón, el pensar.

Porque solo desde esa racionalidad exigente y un punto científica, es posible una actuación solida y compartida. 

La identidad de personas y organizaciones cuenta con un aspecto etereo, intangible, espiritual, o como lo queremos llamar, que es lo que realmente configura el resto. sencillamente porque es la esencia de lo que somos.

Listado de posts

Escribir comentario

Captcha